CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

viernes, diciembre 18, 2009

PALIZAS & JUSTICIA

flaite2

Hace unos días salió a luz pública un video en que le propinaban feroz golpiza a un delincuente que había robado algunas cosas. La golpiza fue propinada por una turba de enfurecidos civiles. A eso, se suma un video filtrado en la web y publicitado por LUN, en que mostraban a una mujer delincuente que fue golpeada, desnudada y casi quemada, por una grupo de civiles furiosos.

OK, a nadie le caen bien los delincuentes (flaites). Nos inhiben de la libertad para deambular libres por las calles, infunden temor y roban para ganarse la vida (es decir, le gusta el "dinero fácil" no sudado). El mal que imprime uno de estos viles personajes ¿amerita la golpiza? La golpiza es un símbolo inequívoco de la impotencia y desenfreno ante una justicia pajera y tuerta. ¿Es comprensible la actitud de los civiles que le sacaron la mugre al "antisocial"? En cierta forma sí. beating

La justicia es administrada por hombres. Y los hombres - créalo o no- son imperfectos y falibles, es decir, pueden cometer errores (y vaya que los cometen en la administración de justicia). El que sea imperfecta no amerita - esperemos- a que las personas se tomen la justicia por sus propias manos (autotutela). Vivimos en una sociedad con normas, y el que un miembro de la sociedad transgreda esa norma, no le brinda a otro el derecho a pasar por encima de ellas. Si cada uno aplicara la justicia a su modo, aún viviríamos en el lejano oeste, o en la época de la Inquisición y los juicios públicos. Las normas nacen fruto del consenso social. A todos nos interesa que no haya crímenes, que se sancionen las violaciones, la pedofilia, etc. Es por eso, que como ciudadanos insertos en una suerte de democracia, elegimos periódicamente a quiénes hacen las leyes (que trabajen poco, es otro tema). Si hay alguien a quién reclamar, además de los jueces, es a quién hace las leyes, es decir, nuestros indolentes parlamentarios.

Quiero dejar claro: la delincuencia está mal, robar está mal, estos sujetos merecen una condena. Eso no lo discuto. Lo que me choca un poco es “el concepto de justicia por  propia mano” que tienen algunos componentes de la sociedad. Ahora, ¿golpeando al delincuente logramos disminuir la delincuencia? Difícil. ¿Encerrando al hampón en la cárcel (por el robo de un celular y cie02una cartera) estaremos más tranquilos como sociedad? No sé, lo dudo. Llenando las cárceles, el delito se reproduce, se consigue un insoportable hacinamiento en los recintos penitenciarios, y además el Estado desembolsa recursos de todos los chilenos durante la estadía de ese delincuente en la cárcel (y bien caro que nos sale).

Hay, por último, una  hipocresía en  la sociedad. Hay que hacerse un examen autocrítico como sociedad, ¿por qué el delincuente roba? ¿Porque le gusta robar como algunos insinúan? Puede ser, algunos les gusta el dinero fácil, otros no ven otra salida al abismo en que viven. ¿Tuvo ese delincuente una vida decente? ¿Tuvo siquiera acceso a la educación? ¿cuántas drogas probó antes de haber cometido su primer ilícito? Si comete un asalto por la necesidad de satisfacer su vicio drogadicto ¿no está obrando por necesidad y no porque "quiere" robar? (no quiero justificar al delincuente, pero sí entender su actuar) ¿cuántas oportunidades tuvo ese sujeto en su vida? con su hoja de antecedentes manchada por sus primeros delitos ¿tuvo la posibilidad de reinsertarse en el mercado laboral? Me parece que la death_by_zombiess ociedad también tiene un tema pendiente ahí. Y Chile Crece Contigo es un programa reciente, que apunta en la dirección correcta.

En el fondo, el tropel de personas que clama la cabeza  del “antisocial”, termina comportándose con la misma violencia del delincuente que repudian. El ciudadano civilizado se reduce a un cavernícola instintivo y sediento de una justicia a hecha a la medida.

1 sindicalistas furiosos:

Diana Sánchez Peiró dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.