CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

miércoles, marzo 07, 2007

Laudatorio a Scarlett Johansson.

NOTA: Hace un tiempo subí un video de “The Chemical Brothers”, en dicho video aparecía Rosario Dawson. Pasmado por su deslumbrante belleza un colega mío comentó el artículo elogiando los ostensibles atributos de Rosario. Ahora he querido practicar un ejercicio similar, les advierto que quizás este artículo tenga tintes onanistas, quizás las mujeres que leen mi blog, luego me desprecien y me lancen al patíbulo, quizás pocas veces he subido un artículo más personal (para eso existe otro blog ignoto para la mayoría). Aclaro también que no tengo una obsesión enferma por esta actriz, solamente lo veo como un reto personal conforme a cuánta palabra puedo escribir sobre algo tan banal como el tema en comento. Así también, ya que a la fecha no tengo mujer a quien dedicarle panegíricas palabras, Scarlett se las adjudica, aunque no me escuche.


Creo que el epítome del sueño de todo pibe es una chamaca como Scarlett Johansson, creo que muchos entusiastas profesionales del volantín tendrían en ella la reencarnación de la pureza y del la perversión, todo en uno. Particularmente, y como muchas saben, una de las primeras cosas en que me fijo cuando veo a una mujer atractiva son sus labios, un par de labios carnosos pueden derretirme cual mantequilla untada en marraqueta caliente. Scarlett cumple con ese primer requisito. Luego, fue lo suficientemente inteligente como para no cagarse su cuerpo con dietas imbéciles, no padece de ese anhelo huevón de muchas mujeres de echarse a perder el cuerpo con dietas para ser flacas, flacas y más flacas. Es una mujer que tiene de lo suyo, rechonchita, como A LA MAYORÍA DE LOS HOMBRES NOS GUSTAN. Si a eso sumamos lo extremadamente sensual y coqueta que es, tendremos a la femme fatal por antonomasia, hay que dar gracias a sus padres por pulir tan prolijamente dicho diamante. Es de esas minas que, humedeciendo sus labios en algún trago, se te puede acercar lentamente, penetrarte con esa mirada oceánica y susurrarte alguna frase cachonda al oído, con el propósito de armar un carnaval de espermatozoides en tu interior y abrir el portón para que salgan los pensamientos más cochinos que afloran en tu subconsciente. No por nada, Jenna Jameson expresó públicamente que deseaba que Scarlett la interpretara en su película auto-biográfica. No por nada, ha sido figura de videos de artistas tan disímiles como el genio Bob Dylan o el vacuo Justin Timberlake. Pero no siempre la encontré tan rica, en “Lost in Translation” (“Perdidos en Tokio”) y la Muchacha de la Perla” no me llamó mucho la atención. En la primera película no se veía tan sexy, se veía incluso pueril. En la segunda, se veía totalmente anémica. Fue gracias a la audacia de Woody Allen donde se pudo ver en todo su esplendor a esta tremenda mina, fue en “Matchpoint” donde vi la esencia de la femme fatal de los clásicos del cine, totalmente atractiva y peligrosa, me proyecté con ella en alguna escena fogosa en un ambiente agreste, en un clima hostil, entregados a la desenfrenada pasión que nos consume, ahí pude contemplar muy bien su proverbial cuerpo, su celestial trasero de contornos letíferos, todo un monte Olimpo hecho para la fruición de los mortales, sus pechos, oh sus pechos, dos gloriosos y suaves cojines de algodón totalmente simétricos y acogedores, delineados para tantearlos con delicadeza y exactitud, para acariciarlos con pasión inflamable, para trazarlos quizás con las gotas de un limón cortado por la mitad o con el desliz audaz de un cubito de hielo por su sublime silueta (Igualmente ardiente es la escena de antología en que juegan billar en la movie Matchpoint, en ese instante simplemente no lo pienso y destino mi esfuerzo a lograr la unión de los cuerpos y el vil intercambio de fluidos; es decir, me la tiró).
Pero demostró que también puede ser una erótica heroína de acción en “La Isla”, su pulido cuerpo ceñido parsimoniosamente con un traje blanco y las constantes persecuciones que la hacían parecer desvalida pero deseosa a la vez, se agradecían permanentemente. Como dato freak fue en esa película donde ella estuvo dispuesta a realizar su primer desnudo topless, pero la sabandija enajenada del director se negó, privándonos de un siempre grato deleite visual y de material imaginativo para preadolescentes.
Luego la pude ver en “Scoop” y últimamente en “The Prestige”, en la primera se ve ingenua pero candente, me explico; se ve del tipo nerd matea con lentes pero sensual a la vez, con un revelador escote, una provocativa sonrisa y unos labios totalmente cómplices, ese tipo de ingenuidad que hace estallar estrepitosamente la libido. En la segunda, se ve eróticamente potente en un estilo cabaret cortesana del siglo XIX, aunque creo que en este caso las palabras para elogiar su belleza sobrepasan mi capacidad para redactar. Pero no está demás decir las cosas que a cualquier hombre se le ocurren pensando en ella, espasmos sicalípticos, pensamientos impúdicos, enhiestos miembros viriles, acciones deshonrosas y toqueteos inadecuados, por nombrar algunos. Es más, yo admito haberme proyectado junto a ella en tórrido encuentro, quizás un ambiente sórdido pero magnético, ella me insinuaría algunas expresiones a mi oído, se deslizaría con conocimiento topográfico por mi cuello electrizando descaradamente mis impulsos más viriles, que me llevarían a recorrer esas montañas lentamente, en una fuerza huracanada nuestros cuerpos se envolverían, por mi parte dispararía dardos ardientes a sus entrañas e impulsivamente atacaría esos ovarios incandescentes, por último, me imagino que ella tendría la lascivia insaciable de un ejército de Amazonas. Pero uff, “creo que me hiperventilé” como dijo alguien por ahí. En fin, podría seguir y seguir, pero algo oculto debo dejar a mi mente. Así y todo es una tremenda actriz y solo tiene un año más que yo.

Ahora les dejó dos videos de Scarlett Johansson: El primero es una escena de la que considero una de las mejores películas que he visto en el último tiempo, del grandioso Woody Allen, "Matchpoint". (Scarlett es la rubia):




El segundo video, es la larguísimo seudo película del fútil y mentecato Justin, en donde se puede apreciar toda la lascivia de maraca de Scarlett, una eterónoma sin medida capaz de meterse con tu amigo, y postrarse ante ti suplicando misericordia, entregada a tus maliciosos caprichos.



Pd.- Volviendo a revisar estos antiguos y recordando ese sentimiento irrebatible que siento hacia Scarlett, les planteo una interrogante - sólo para hombres- que me hizo un amigo.

¿Estarías dispuesto a pasar un mes entero con fiebre, sin ningún tipo de medicamento, para pasar una loca noche de sexo con Scarlett Johansson? Dejo la pregunta abierta.

2 sindicalistas furiosos:

PAPELURS dijo...

no me rapti por favor...y si lo haci avisame............y eso

q t valla bien y weas demases

y eso saluo0s al Hijjo y a la skipi y a sus pelones

Ta bueno el art y cuidado con esa obsesion con la peuka esa...

Anónimo dijo...

ajajaja esa es la otra! jajaja. Pareces un adolescente de mi edad xD!
Pobre Scarlett... ni se imagina cuanto la quieres.... (me ahorro lo demás)
No intentes disfrazar la bestialidad de poesía, me recuerdas a Skármeta en el cartero de neruda.

wa

Adios